viernes, 29 de mayo de 2009

Soy Quesada, Joe Quesada.

Fatllou documentándose en anatomía femenina.
Hola amigos, soy Joe Quesada, también conocido como Fatllou, supongo que en honor al conocido videojuego de rol futurista-distópico-apocalíptico al que soy adicto Mi amigo y compadre italoamericano (eso dice él pero me da a mí que es un español de esos que viven en chabolas en el tercer mundo) Constanza me ha invitado a inaugurar este blog de comic, y qué mejor manera de hacerlo que relatándoos (se escribre así?) de manera resumida la historia de mi vida. Al fin y al cabo soy una de las figuras más importantes de la historia del comic norteamericano, que por algo he salido en el documental ese, "De Superman a Spider-Man". ¿Qué? ¿Que no sabéis de que hablo? Sí hombre si, el documental famoso, ese cargado de tópicos y de dibujos de Alex Ross! Yo soy el fuertecito de la esclava de oro y tal.
Pues bueno, ya sabéis que nací de padres italianos (eso de que mis viejos vinieron de Cuba es una falasia como una catedral, shico) y pasé mi infancia en Queens. En los 80's me metí en la escuela de arte para aprender a dibujar y tal, pues siempre me gustaron los tebeos de superhéroes, me permitían evadirme de los problemas cotidianos. Sí, sufrí una infancia dura: mis compañeros del colegio me quitaban no sólo el bocadillo, sino también los bollos, el surtido Cuétara y el cocido en los recreos y las niñas me llamaban el rey de la mantequilla. Un día juré vengarme.
A lo que ibamos; tras dejarme la piel mejorando mi técnica (quien lo diría!) en los 90 di el gran salto a la industria como profesional. Mi primer trabajo fue para Valiant Comics, esa editorial íntima y cercana (lo que se dice una puta mierdecilla de empresa, vamos). Debieron ver en mí, un vago algo apestoso y cabrón, lo que necesitaban para subir en el mercado, y la cosa es que tuvieron razón, como quien no quiere la cosa empecé a verme rodeado de billetitos, y oiga, cual fue mi sorpresa que el rollete aquel del money me gustó. Me pusieron dibujando una serie de guerreros chinorris llamada Ninjak, en la cual me dedicaba a plagiarle portadas al tal Mucha ese y encima me pagaban morteradas y me aplaudían por ello. ¡La ostia! Por lo visto la Diosa Fortuna me sonreía. Entonces fue cuando me di cuenta de que el mundo del comic era realmente mi verdadera vocación. Yo tenía talento. No, no para dibujar, yo siempre me he limitado a echarle morro y copiar al Jinlí ese tan de moda y demás artistazos "jot" chinorris, e ir haciendo a los personajes cada vez mas deformes, en afán de tener estilo propio, y si alguien me cuestionaba pues saco a relucir mi apellido que acojona cantidad, y a murmurar "vendetta" mientras enseño de refilón mis pulseras de malote, funciona genial la cosa. Para lo que descubrí que valía era para tomarle el pelo a la gente. El mangoneo me ponía palote además. Supe que llegaría lejos sin mover un dedo ni me encañonasen, cual político sociata de la vida. También en aquella época le dí al lapiz en una serie llamada Manoguar, como el grupo jebi.
Con la pasta que me embolsé cree mi propia editorial independiente , Event Comics, un sólido éxito que aguantó la friolera de 4 años. Ahí es nada, pelaos. Tuve algo de ayuda eso sí, mi amigo Empalmotti también se lo llevó calentito durante muchos meses. En MI editorial cree MI propio personaje, hoy día un icono patrio a la altura de Superman, que deja a la altura del betún a mindundis como el Capitan America y Batman. Se trataba de Ash, un bombero superhéroe mu salao que lanzaba fuego y tal. Siempre he sido asín de original. La serie era rollo Imash, la editorial de Tozmacfarlan, con mucha splaspaje, mucha jamona en cueros, mucha mandibula desencajada y tíos con mala baba atiborrados de esteroides. Fue la bomba, incluso hicimos un crossover, mi término favorito y que me la pone más dura en este mundillo, con el Batman noventero de la DC. La polla, vamos. Brindemos por ello!
Luego a mi compi y a mí nos contrató la Marvel, la puta editorial puntera del momento, que andaba pelín en bancarrota veía peligrar su posición privilegiada. Bubjarras, el maric... esto, el editor jefe en aquel momento, vió en mí la solución a sus problemas. De nuevo la Diosa Fortuna me sonreía y mi carrera seguia ascendiendo como la espuma. Algunas veces me despertaba por la mañana y me preguntaba: ¿Yo...? ¿Dibujante de comics de fama internacional... yo? ¡Pero si creía que era un puto gordo sin talento! ¡Pues no, debo ser DIOS! ¡MI Dios!
Ya que estaba allí en Marvel, Meseocurrío a MÍ, Fatllou, la idea de sacar una línea de comics más moderna, oscura, innovadora, independiente, indie, llamada Maribel gnaits, en la que me haría cargo de los despojos de la compañía como Pantera Negra o Daredevil, y los devolvería a la grandeza con mi portentoso y afilado lapiz de superstar. Una iniciativa del copón. Entonces me acordé de que yo era/soy un puto gordo de un sólo michelín bastante vago, que dejaba al Lebowski en pañales, y me dediqué a tirar de agenda y a contratar a un puñado de paquetes como BraianMaikelBendis o el cineastilla Kevin Smith que YO, Fatllou, estaba impulsando a la grandeza, siempre bajo mi sombra y estricto control creativo, que para eso eran, ya entonces, MIS subordinados. Me limité a dibujar Daredevil en algunas historias en las que plasmé mis cojonudas ideas y llevé el realismo al comic. Vamos, que lo llené todo de sangre a cascoporro, drogas, putas, psicópatas sida y muerte, lo que todo el mundo entiende por modernez y realismo de ese. ¿Hace falta decir que tuve un éxito de la ostia? Como se me había aparecido la Virgen de nuevo, decidí hacer un tebeo bastante religioso y tal con el Daredevil este. Si, porque el Smith sólo hacía diálogos, todas las ideas eran MÍAS, que p'a eso yo era el impulsor de la línea. Un poco de respeto, coño...
Entonces a Bubjarras le dieron la patada por maric... esto, se fue en busca de nuevos retos a otra parte, y a MÍ, ante el éxito de mis iniciativas, el presidente-pelele Billllenas (a manos llenas) que asumiese el control de la editorial. Bueno, entonces empezó lo gordo. Puse mis cojones como ruedas de molino encima de la mesa y me puse a maquinar. Discurrí, y discurrí, y no se me ocurrió nada, asín que seguí haciendo lo de siempre. Tomar el pelo a la peña. Había que extender las putas, las conspiraciones, las drogas y todo ese rollo a todas las colecciones Marvel. Me puse a ello y los éxitos fueron inmediato: todo el puto mundo me rendía pleitesía, yo me tocaba los guevos a dos manos y me bañaba en jacuzzis llenos con agua con gas y rodeado de guarras, y hasta de vez en cuando le daba algo al lapiz, que no se diga que no doy el callo. Todo iba perfecto. Yo era Fatllou, el dueño del cotarro. Mandaba más que Siralex en el Manchester ese. A medida que ganaba mas guita y me hacía más famoso, me ponía más gordo, más feo y con más pinta gay que el golosina, pero eso sólo aumentaba mi popularidad.
Fatllou en el cenit de su popularidad.
Por aquel entonces se iban a hacer películas de los X-Men estos rarunos y del tal Spider-Man, así que yo, con mi sentido comercial curtido en mil batallas, deduje con inmediatez que la chavalería que iba a ver esas películas bien podría comprar MIS (porque yo, Fatllou, soy Marvel) tebeos basados en esos personajes. Había que crear, pues, comics enfocados a los gustos de los adolescentes y clientes potenciales, o sea, más sexo, drogas y ostias, pero con personajes quinceañeros. Así surgió la línea Ultimeit con Spidey a la cabeza. Puse a Bendis a ello. Todavía está ahí, dandole al teclado y yo impasible, con el latigo en mano. ¡Dando el callo, coño! Que va camino de los 150 números dice... que quiere un descanso. Habrase visto! Joder, con lo que yo he hecho para llegar hasta aquí... El techo sobre el que te cobijas lo construí con mis putas manos Bendis, con mis putas manos!!! Jou (yo) bendiga america.
La cosa, fue un éxito, que sorpresa eh! Un triunfo colosal, MI triunfo. Calculo que hasta un 0.01 por ciento de la peña que fue a ver las películas compró algún tebeo de la línea Ultimeit, MÍ linea. Ahí es nada, pelaos.
Pasaron los años, las ventas iba descendiendo como siempre, aunque yo vivía a to trapo, pero mis honrados colegas del gremio de Gual Srit me soplaron que la economía se iba a poner mumal. Que el comic iba a entrar en barrena, en crisis. Yo me dije "¡Qué va!", en recesión, y si acaso. Que soy Fatllou, mi propio Dios, no voy a permitirlo. Y entonces en un afán nostálgico de esos que emocionan a los fans, rescaté una práctica de los viejos tiempos: el crossover. Me empecé a sacar crossover de la manga: que si casa de eme, que si civilguar... la polla. Una cosa de adulta, de innovadora, con unos visos de ir a durar mucho todo... Me viene el orgasmo sólo de pensarlo. Las ventas aguantaron. Estaba soportando el chaparrón. Yo, Fatllou. El héroe americano. Pero ocurria algo que no me dejaba dormir. Tenía al enemigo en casa. Un puto asalariado, un guionistilla con ínfulas de escritor, se dedicaba a tocarme los huevos. Si, el mierda de Straczynski, el de Spiderman, el JMS ese.
Yo coloqué al tal JMS porque me habían dicho que era un tipo que hacía guiones adultos y toda la pesca, que casaba bastante bien con mis ideales. ¡Qué lujo! Pero resulta que el muy mierda y joputa no se estaba dedicando a hacer comics adultos, con tetas, oscuridad, amigos que se pelean... No, el tipo estaba haciendo una revolución de verdad, y quería que fuese para siempre. No estaba matando gente a saco como hay que hacer, no, el muy cerdo infiel estaba trastocando el statu quo del trepas. Que si tótems que si polladas, y encima se saca de la manga un número en que nadie se pega ostias y el soso del Peter se tira todo el comic hablando con su tía. Joder, menuda mierda. La bazofia aquella se vendió sólo porque dibujaba el Romita este que cae simpático, que lo se yo. Hubiese puesto ahí a un chimpancé haciendo guiones y la cosa se hubiese vendido igual con menos pretensiones revolucionarias, coño. Lo se yo. Además todo golpes de efecto... que si poderes nuevos, que si desenmascaramientos para siempre... No como mis ideas, que son todas con un sentido e inteligencia que ni EstánLi.
Yo no iba a permitir aquello. La recesión no había acabado con MI imperio, tampoco el mierda este me iba a robar la atención que sin duda me merezco. Esta vez no veía a la virgen ni a la diosa fortuna por ningún lado. Ni falta que me hacían, coño. Que soy Fatllou, que estoy por encima del bien y del mal y llevo aquí los pantalones (talla XXXLL). Así que puse otra vez los cojones como camiones encima de la puta mesa y me puse a discurrir. La cosa me vino de repente. Lector joven = superhéroe jóven = superhéroe con máscara, aventurillas de acción y soltero. Como veis, sólo un cerebro privilegiado y gordo como el mío de MÍ podría haber llegado a esta conclusión tan sagaz y acertada en tan poco tiempo. Quedaba el tema: ¿Cómo lo hacemos, como separamos al Peter de la Merijein esta que se trajo de vuelta el traidor de JMS (al que puse mirando a cuenca, of course)? Pues ya que he llegado a la solución para poner a Spiderman a la altura del resto de títulos, no voy a malgastar más de mi precioso tiempo en inventar un método, que tengo cita con unas chochis en la disco. Venga, lo primero que se me ocurra, pensé. Ya está, Magia! Peter hace un pacto con Mefistrol que de toda la vida ha tenido ese poder, pa que no se muera la abuela cebolleta y el matrimonio a tomar por culo, igual que la identidad, y punto en boca! ¡Con dos cojones, soy Fatllou Quesada! ¡Yo inventé esto!
Tiene que funcionar, pensé, además la historia en la que sucede todo, que será mazo onírica y que yo mismo dibujaré ("¿como coño se cogía esto? ¡Argh, me lo he clavado! Intoxicación sanguínea con la mina del puto lapiz!") tendrá un nombre chulo como yo mismo: "JuanMorDey". Reminiscencias de la canción de Bono, el ministro no, el singer benefactor ese de tanto éxito. Ya sabéis, la de "Juan Lofffffffff, Juan Laissss". Será la ostia! Y lo de después tiene que funcionar. Tramas a porrillo, mucha acción, titis varias para que se calce el Peter tal vez, o tal vez no, de nuevo el Jarry este que ha salido no sólo en las pelis de Spidey, sino que también tiene su propia serie de 7 libros y films que me han dicho que es la bomba entre la muchachada... lo tiene todo, no puede fallar. Sigo sin ver a la virgen por ningún lado, pero no la necesito. ¡Que soy Fatllou, coño!
Entonces me dí el ostión. Por lo que sea la cosa no funcionó (misterios insondables del universo) me llevé una meada en la cara por parte de todo quisqui, los viejos fans se indignaron más que un culete cuando ficho a Figo el Tito Floren, mi igual intelectual, se llevó a Figo, a los nuevos lectores o no les interesaba la cosa o no existen, me pusieron a parir en Internet y las ventas pegaron un bajón curioso. No entiendo nada de nada... Pero me acabo de dar cuenta de algo: qué importa que Amazing venda menos, si sale 3 veces al mes. El triple de beneficios que en la etapa del JMS ese. Soy un genio de las finanzas. ¡¡¡Soy Fatllou!!! Voy a vivir para siempre!!
Y en esas estamos 2 años después... que os guste el blog de mi colega, y si tenéis que decir algo, lo ponéis en los comentarios. A ver si hay huevos. Que me apellido Quesada, y mirad que tengo aquí en la muñeca... acojonaos, eh? No me toquéis la moral...

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy gracioso, me he descojonado. Te pillo la imagen del gordo bailando con la chorba xD

Constanza dijo...

Haces bien.

Goku_Junior dijo...

Le odio tanto... pero como el cabron vende más que nadie (a eso ayuda que la DC de Didio sea una puta mierda excepto por una luz verde) me parece que aun queda para que le den la patada.

Constanza dijo...

Hombre, eso no ha sido impedimento para echar a otros como Shooter. Simplemente tiene que protagonizar algún ridículo sonado como hizo Jim, pero parece que sus nuevas iniciativas le están saliendo bien.

A mí la Marvel de Fatllou me gustaba bastante en sus inicios, todo sea dicho. Ahora hay series buenas y malas, y la verdad tanto crossover masivo llega a cansar, aunque igual es lo único que se le ocurre para mantenerse en todo lo alto con esto de la crisis y la continua sangría de ventas en el mundo del comic.

Obviamente todo editor jefe tiene como objetivo vender mucho, pero Fatllou entiende este concepto a corto plazo, fichando autores hot para las colecciones punteras y sacando crossover tras crossover.

Elevando la calidad de las series con gente que sepa lo que hace y tenga bula para desenvolverse sin presiones, las ventas a largo plazo subirán como la espuma. Así ha sido siempre. Cuando una colección es buena, vende. Simple.

Anónimo dijo...

Simple de cojones: lo dicho, un cabezapolla con un blog. No creo que vuelvas a saber de mí, pero leyéndote entiendo a esa peña que se encona con un bloguero putéandole con continuos comentarios ofensivos. No va a ser el caso, porque leyéndolo "desde fuera" resulta lamentable, pero deberías de cortarte un pelo. Y no, no es que no crea que Quesada no merezca sus buenas críticas y que reeditar Matanza Máxima me parezca "innecesario", pero si no eres capaz de expresarte guardando mínimamente las formas nos harías un favor a todos los aficionados a los cómics dedicándote a oler pedos o a una de esas majaderías que tanto te gusta manifestar en vez de descalificar sin medida todo aquello que no te gusta. Y espero que lo de Constanza no sea por mi tocayo George, porque viniendo de ti el apodo tendría tan poca gracia como tus post, muchacho.

Constanza dijo...

Anónimo: abre la boca que te la meto desde aquí.

¿Suficientemente educado? Ahora ya sabes, haces como que te caes y...

Jyenyfer R dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=IWzx74dI-lc